Visualización

Piensa en una palabra, la que quieras; puede ser un objeto, un lugar, una ciudad, un sentimiento o incluso tu grupo de música favorito.

¿Qué pasó por tu cabeza al escoger esta palabra? Es probable que hayas hecho una representación física de esta palabra mientras la pronunciabas mentalmente. Dicho de otra manera, la estabas imaginando. Esto es así porque identificamos las palabras y su significado mediante una representación física en nuestra mente.

La visualización es una técnica psicológica empleada en muchos campos, desde el deporte de élite, la psicología social, o los altos cargos empresariales. Es un proceso mental del que se puede sacar bastante rendimiento y provecho si se trabaja bien. Consiste en observarse en primera persona realizando, rodeado, sintiendo, viviendo, viendo, escuchando…aquello que queremos conseguir.

cropped-riac3b1o20141.jpg

El beneficio de la visualización es que se activan los mismos procesos mentales imaginando aquello que quieres que realizando o poniendo lo que imaginas en práctica. Es una herramienta de programación mental más fáciles de hacer.

La principal diferencia de realizar una actividad en “la vida real” y visualizarla, es la intensidad de los estímulos que se ven involucrados. Por ello, debes seguir unos pasos antes visualizar tu objetivo:

  1. Toma plena consciencia de tus metas a lograr. Cuanto más específico seas, cuanto mejor definido esté tu objetivo más efectiva será la visualización. Por lo tanto, no escatimes en detalles, procesos, sentimientos involucrados, olores, etc. Si es necesario, escribe en un papel tu meta, o haz un collage de imágenes que te sugieran o te lleven a tu objetivo.
  2. Busca un lugar tranquilo donde estar cómodo y relajado. En muchas ocasiones se recomienda tumbarse o sentarse, pero en realidad puedes visualizar caminando o realizando alguna actividad monótona que te permita pensar ensimismado.
  3. Piensa en algo que te traiga emociones positivas, cuanto más fuertes sean esas emociones mejor!! Piensa en aquello que te raiga buenos recuerdos, que despierte una sonrisa…algo que hayas vivido intensamente y guardes en tu memoria.
  4. Cuando estés en este estado, visualiza tu meta en PRIMERA PERSONA. No lo recrees como una película siendo tú el espectador, sino como si lo estuvieras viviendo en primera persona. Intensifica los estímulos, recrea qué sentirías, olores, sonidos o ruidos…Por ejemplo, si  tu sueño es tener una casa frente al mar, imagina que abres la ventana y sientes la brisa, huele el mar, óyelo. Implica todos los sentidos que puedas, hasta que sientas que ya lo has vivido.
  5. Repite este proceso. La repetición asegura que las visualizaciones queden impregnadas en nuestra mente.
  6. La acción debe ser en tiempo presente, para no dejarlo en un futuro (que puede que llegue o no).

 

Recuerda que la motivación se alimenta de la visualización.dar una imagen profesional (4)

“Cuida tus pensamientos, porque se volverán palabras.

Cuida tus palabras, porque se volverán actos.

Cuida tus actos, porque se harán costumbre.

Cuida tus costumbres, porque forjarán tu carácter.

Cuida tu carácter, porque formará tu destino. Y tu destino será tu vida.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s