La edad…también influye

Las modelos de los 90 mantenían como su manera de estar en forma dormir ocho horas y beber dos litros de agua. A estas alturas de la vida sabemos que no, que además influye en mayor medida una alimentación sana y equilibrada, además de ejercicio físico habitual y constante.

Con diecitantos o veintitantos bastaba con quitarse un poco los dulces, o un par de semanas cuidándote para eliminar esos kilillos que se acumulaban. Pero a partir de los 30 vemos que los cambios cuestan más: ya no se trata de una semana para bajar medio kilo, y lo que antes tardábamos dos meses en recuperar ahora es cuestión de  pocas semanas. La edad es un factor que influye en nuestro aspecto físico, especialmente en las mujeres.

yoga lifestyle

Si siempre te ha bastado con llevar una alimentación saludable, a partir de determinada edad, sabrás que por más que cuidas tu alimentación, no es suficiente para recuperar la figura tras un parto o una temporada de descuido. Si por el contrario eres de las mías, activa en ejercicio y despreocupada en la comida, habrás comido en más de una ocasión un dulce hipercalórico con la idea de desgastarlo haciendo deporte después…Cual fue mi sorpresa cuando ese truco de desayunar media palmera de chocolate antes de hacer una tirada larga en bici dejaba restos de grasa acumulada en mi cintura.

Y es que la edad es un factor determinante en en nuestro aspecto físico, nuestra salud y nuestra belleza.

Hay que asumir que conseguir, mantener o recuperar la figura requiere fuerza de voluntad y constancia (¿cuántas veces me refiero a la constancia?). Es cierto que hay personas que se decantan por hacer ejercicio físico y otras por cuidar la alimentación. Hay dos bandos divididos: la dieta sin deporte puede funcionar y el bando que defiende el deporte sin dieta puede funcionar. Seguramente esas teorías dependan de cada persona, lo que mejor le vaya a cada uno  según sus hábitos,costumbres o metabolismo. Para mí, lo más acertado es compaginar las dos vertientes: dieta y deporte unidos aportan resultados más eficaces y se complementan el uno al otro.

#alimentación

Es crucial llevar un control de lo que comemos. Organizar las comidas semanalmente obliga a pensar en lo que vamos a comer, además de garantizar que incluimos variedad en los alimentos. No excluyas aquello que aporte energía, proteínas e hidratos, sino realiza una distribución positiva de ello. Por ejemplo, la dieta disociada es una manera de distribuir los alimentos de tal forma que no se mezclan las proteínas con los hidratos: esto hace que si un día comes carne, el acompañamiento ideal será una ensalada o verduras, ya que si la mezclas con patatas, estás uniendo hidratos y proteínas. Puedes llegar tan lejos como quieras en la dieta disociada. En mi caso, un día como verduras, otro día pasta, al día siguiente pescado, legumbres y por último carne. Ingiero de todo pero no mezclo los grupos alimenticios.

Además de organizar las comidas, obviamente hay que prestar atención a lo que cenamos. Como es lógico, incrementa ensaladas y verduras en las cenas y evita los embutidos, fritos y rebozados. Entre horas presta atención a lo que ingieres y no olvides contar, o descontar, las calorías bebidas en zumos, batidos, vinos o cervezas (esas también engordan).

#deporte

Es igual de importante planificarse y cumplir con el ejercicio fijado. Mínimo una hora al día cinco días a la semana, y si te has echado las manos a la cabeza de espanto, tranquila, puedes empezar con dos días e incrementar poco a poco. Ya sé que requiere tiempo y esfuerzo, pero es un sacrificio gratificante que aporta, no solo a nivel físico, sino beneficios a nivel mental y fisiológico. Elige un deporte y aférrate a él. Mantenlo como tu excusa para cuidarte. Puedes ir al gimnasio a hacer máquinas, elegir una actividad colectiva acorde a tus gustos, correr, nadar, tenis… Si te decantas por el triatlón, bienvenida al club. Prepárate para desarrollar una disciplina extrema y cumplir con tus entrenamientos : )

El día tiene 24 horas y debes escoger el momento más idóneo para ti. Recuerda que el sacrificio de hacer deporte puede perderse fácilmente, porque hay que hacer algo más… y si no sustituyes la actividad física por otra que hagas, es muy probable que te sobrecargues de cosas por hacer y termines abandonando el deporte. Por ejemplo, si vas a montar el bici el domingo por la mañana, no es muy recomendable salir el sábado por la noche. Ten muy presente este tipo de cosas porque saber sustituir una actividad por otra puede ser la clave para fallar o alcanzar tu objetivo.

Siempre ten la firme determinación de lograr lo que quieras. Mira siempre de frente tu objetivo, y avanza. Aunque sea despacio, sigue adelante con lo tuyo y concédete el tiempo que necesites. Verás que los resultados llegarán con tu esfuerzo y dedicación.

dont wish a good body work for it

Anuncios

2 comentarios en “La edad…también influye

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s