Empezamos

Los sube y baja de una mujer son constantes. A veces, basta una simple palabra en un mal momento para desprender rabia por el resto del día. En esos momentos en los que estás enfadada, con el corazón herido, no hay nada mejor que una sesión de compras. Y si no tienes dinero, sesión de belleza en casa.

Eso es exactamente lo que me ha sucedido hoy. Con el ánimo retomado y más calmada, las ideas en su sitio (todas no, la mayoría) me he puesto a pensar en las barreras imaginarias que he puesto para negarme a hacer triathlón.

Hace dos semanas iba de acompañante a ver un medio IronMan en Riaño, donde conocí  una pareja triatleta que también hizo la competición. Me preguntaron por qué yo no practico triatlhón, y no me quedó más remedio que rendirme. Dije la verdad. No tengo más excusas, y la razón es una barrera psicológica que me da miedo romper porque no sé cómo voy a reaccionar durante la competición.
Riaño2014

 

Tras ver esa prueba (con cierta envidia, admito) me planteé una frase que escuché o leí hace mucho tiempo: ser actor de tu vida, tomar parte de ella. Y allí, frente a las montañas de los picos de Europa, aplaudiendo cada paso de los participantes y sentada frente al embalse de esa pequeña localidad leonense admití para mis adentros que yo quería probar.

Una semana después compré mi primer neopreno casi sin querer. No lo tenía pensado, pero ahí estaba yo sudando como un pollo en un probador diminuto enfundándome un traje de foca ajustado a mis caderas… Encontré mi neopreno 10 a la primera (jajaja la suerte del novato)

Tengo la mente enfocada en esta competición, y estoy intentando disfrutar de los entrenamientos, pero la falta de tiempo y las obligaciones lo ponen más difícil. Una vez la decisión está tomada, no soy de las que van hacia atrás. Sigo mi objetivo hasta terminarlo, pensando, únicamente que la decisión la he tomado yo. No falto a mi palabra. Confío en mi porque me lo he demostrado muchas veces. Lo que digo lo hago (y no es un decir) y lo que digo que no voy a hacer, tam
bién cumplo, pero no dejo que mis caprichos mentales entorpezcan mi camino. No soy de las que escuch
a las palabras desalentadoras cada bache que hay en el camino. Soy de las que afirma conseguir lo que se proponen porque lo he decidido así, y no me da ningún miedo avanzar y, si es necesario, dejar de lado lo que me estanque. Admitamos nuestros errores y rectifiquemos, pero lo que más vale de una persona es su palabra,  y en mi opinión, es lo que da respeto a nuestras acciones.

Si has decidido algo, lo que sea, y crees que merece la pena intentarlo, sigue adelante. El camino puede ser duro, pero has de ver el mundo con valentía y a la cara. Toma consciencia de tus motivaciones y no temas la fracaso, eso es una pérdida de tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s